Resultados estimados de cierre de año

Fecha 14 diciembre, 2022

  • Por el incremento en la producción de algunos minerales y precios altos, la minería representa el 34% de las exportaciones del país.
  • Se espera un crecimiento del 4% sobre el PIB minero y un incremento en la participación sobre el PIB nacional hasta un 3%.
  • Para el cierre del año, el sector aportará 4,84 billones de pesos en regalías.

La Asociación Colombiana de Minería (ACM) presentó hoy los resultados estimados de cierre de año de la actividad, que incluye datos que confirman un crecimiento en la producción nacional de minerales como carbón, níquel y materiales de construcción como el cemento. Adicionalmente, destacó que gracias a los precios altos y al incremento en la producción, se espera un crecimiento en 65% de las exportaciones y en 154% de los aportes en regalías que realiza el sector a la economía colombiana, siendo este un sector clave para la vida, la energía, las finanzas públicas y el futuro del país.

“Este ha sido un año histórico en materia de exportaciones mineras, más de 22 mil millones de dólares, 7 mil millones más que en el 2021. Este incremento en exportaciones, conlleva a un mayor aporte en materia de regalías, al cierre del 2022 se estarán aportando más de 4,84 billones de pesos, frente a 1,90 billones entregados en el año anterior. Esto se traduce en más escuelas, en más vías terciarias, en mejor infraestructura hospitalaria, en mayor desarrollo para las regiones del país”, resaltó Juan Camilo Nariño, presidente de la Asociación Colombiana de Minería.

Frente al carbón, el reporte de la ACM precisa que el mercado europeo aumentó su participación en las compras de carbón colombiano, pasando del 18 % en 2021 al 24% en 2022, gracias al atractivo que ha representado la producción nacional especialmente en países como Alemania, Polonia y Países Bajos. América y Asia mantienen una participación importante en las compras del mineral. Adicionalmente, debido al aumento en los precios, este mineral aumentó su participación en el PIB nacional, llegando al 2,3%.

La recuperación económica registrada durante los últimos dos años en la economía mundial impulsó la demanda de coque y carbón metalúrgico, que vio incrementada sus exportaciones en un 28 % al cierre del año. Se espera así que la producción de coque pase de 4,03 millones de toneladas en 2021 a 4,68 millones en 2022, y la producción de carbón metalúrgico aumente de 1,15 a 1,97 en ese mismo periodo.

En otras cifras, la ACM reportó que se espera que la producción de níquel aumente un 7% en 2022, alcanzando las 41.000 toneladas, gracias a la finalización de las obras de mantenimiento y ampliación de nuevos frentes de trabajo para esa industria en particular.De la misma manera, se estima que la producción de cemento alcance este año sus máximos históricos al llegar a los 14,54 millones de toneladas.

Finalmente, según el reporte de la ACM, se espera un crecimiento de 4% en el PIB minero este año y un incremento en la participación del PIB nacional hasta el 3%.

El aporte de la industria minera a la reindustrialización del país 

Durante la rueda de prensa, el gremio dio a conocer los resultados de su encuesta de sostenibilidad entre los que se destaca los aportes voluntarios que hacen las empresas en el territorio.

De acuerdo con este, en los últimos 4 años la industria ha contribuido con más de 47,5 billones de pesos en compras de bienes y servicios a otros sectores, de los cuales más de 17,3 billones de pesos se realizaron en el área de influencia de las operaciones.

Así mismo, el sector invirtió más de 180 mil millones de pesos en el desarrollo social de las regiones, 75% de manera voluntaria, beneficiando a más de 362 mil personas. “Esta industria tiene un total de 1.900 becados en educación básica y universitaria. Cifras como estas reflejan el compromiso de la industria por el desarrollo sostenible de las regiones minerales del país”, agregó Nariño. Para la protección del medio ambiente, las empresas destinaron más de 638 mil millones de pesos, la más alta históricamente.

Finalmente, frente a las perspectivas del sector para el 2023, Nariño indicóviene un 2023 lleno de retos, una posible recesión mundial que tendrá una incidencia en los precios internacionales de los minerales; los cambios geopolíticos que afectarán los mercados de los minerales energéticos; la presión por la oferta de los minerales estratégicos para la transición; para estos escenarios necesitamos una industria minera fortalecida, con la certidumbre necesaria para que los inversionistas vean el potencial geológico que tiene Colombia para acompañar la transición energética que el mundo y el país necesita”, concluyó el líder gremial.