¿Por qué la minería es indispensable para el futuro de Colombia?

Fecha 27 septiembre, 2021

Por: Juan Camilo Nariño*
La actividad minera también es responsable del progreso que como sociedad hemos logrado. Ahora debemos construir entre todos la hoja de ruta para que su crecimiento contribuya al bienestar de los territorios.

El mundo que todos queremos para nuestros hijos y para los que nos suceden necesita de más minerales. La movilidad eléctrica que todos soñamos, el transporte público más eficiente y sin emisiones que todos merecemos y sobre todo la ilusión de vivir en países que generen energía de manera más diversificada y limpia requiere de muchas más minas en Colombia.

Muchos afirman que la historia de la humanidad, su progreso, desarrollo y los muchos beneficios que como sociedad hemos logrado para millones de personas sólo se pueden entender cuando se vinculan al desarrollo de la actividad minera. Pues bien, mirando hacia el futuro, eso sí que será una realidad sin término medio.

Sólo para poner ejemplos que ilustran lo anterior, los técnicos de la industria automotriz afirman que un carro eléctrico necesita 15 kilos de cobre, además de litio, cobalto y níquel; metales clave para aportar autonomía. Una turbina eólica puede usar desde 400 kilos hasta cuatro toneladas de cobre, dependiendo de la tecnología, y un panel solar está compuesto de silicio, cobre, molibdeno, berilio, germanio, galio e indio.

El Banco Mundial señala que la producción de minerales como el grafito, el litio y el cobalto podría aumentar 500 por ciento para 2050 como consecuencia de la necesidad de tecnologías de energía limpia. Esta realidad nos deja un camino: construir entre todos un entendimiento mejor, crear una conversación en torno al desarrollo de la industria minera más técnica, honesta; con menos políticos e intereses electorales y más universidades, centros de innovación y de pensamiento.

Creo firmemente que volcarnos a cuidar el ambiente, las zonas sensibles y estratégicas por sus ecosistemas, sólo se logra generando unión y no distanciamiento. La manera como estamos llevando hoy la discusión pública en relación con el presente y futuro de la industria minera nos va a llevar sólo a un sitio: al fracaso y a la división. Y eso nos alejará, sin duda, de ese mundo más verde que hoy se demanda. La superación de los problemas más apremiantes que tenemos como sociedad necesita de nuestra capacidad para construir mejores diálogos y entendimientos.

*Presidente de la Asociación Colombiana de Minería

Tomado de: Revista Semana